El baile de Maradona “incendió” un estadio de San Petersburgo albiceleste

El baile de Maradona "incendió" un estadio de San Petersburgo albiceleste

El baile de Maradona "incendió" un estadio de San Petersburgo albiceleste

El baile de Maradona “incendió” un estadio de San Petersburgo albiceleste

San Petersburgo (Rusia), 26 jun (EFE).- El azul de las butacas del Saint Petersburg Stadium mutó a albiceleste con los aficionados de la selección argentina, abrumadora mayoría en los prolegómenos del Nigeria-Argentina, cuando se pudo ver al astro Diego Armando Maradona bailando con una aficionada nigeriana.

Perfectamente identificados cromáticamente con las butacas del modernísimo coliseo de la isla Krestosvsky de San Petersburgo, los aficionados argentinos engalanaron los anillos interiores del estadio, que identifican el nombre del campo y lucen anagramas mundialistas, con sus banderas.

En ellas, todo un glosario de términos de la toponimia argentina: Bahía Blanca, Río Cuarto, Tierra del Fuego, Darregueira, Tigre, Olivos, Paredes, Mendoza, Berazategui, Lanús, Formosa, Areco, Comodoro Rivadabia y un incontable número de municipios del vasto territorio del país del ‘fin del mundo’.

El orgullo de una hinchada que cruzó el globo de punta a punta para seguir a su selección se mostraba también en los lemas pintados en las banderas.

 

“Esta hermosa pasión nos trajo hasta acá”, recuerda una bandera con la efigie de Lionel Messi, el gran deseado por la hinchada albiceleste, que espera verle resurgir ante Nigeria para asegurar el futuro de su selección en el Mundial.

“Yo no creo en milagros, creo en Lionel”, añade otra bandera cercana. “A mis nietos les hablaré de ustedes”, continúa otra pancarta alargada, de color blanco, con los retratos de Messi y Sampaoli. Los dos grandes protagonistas, los dos grandes examinados hoy.

Un poco más allá, una figura imprescindible: Diego Armando Maradona. El protagonista de la ‘Mano de Dios’ estaba en la sábana, pero también lo estaba en el palco, bailando con una aficionada nigeriana al ritmo de la música que sonaba en el terreno de juego, mientras todos los aficionados del palco adyacente extienden su mano para sacarle una fotografía.

Para algunos, el partido tiene rango onírico: “Toda mi vida por este sueño”, indicaba otra pancarta con la imagen de, quién si no, Messi. “Nos sobran las razones”, añade otro.

“Solo comparte mi lucha quien comparte mi dolor”, añade otra bandera. Una batalla que esperan los argentinos hoy sea indolora y se convierta en el pase de su selección a los octavos de final del Mundial de Rusia 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *