Correrá en nombre de su hijo Adam

[soliloquy id=»25475″]

 Uriel Lara vuelve a competir en Chicago

[dropcap]A[/dropcap] ocho meses del fatal evento que le costara la vida a su hijo, y que él mismo resultara herido de bala tratando de salvarlo, el maratonista Uriel Lara anunció su regreso a las competencias de Chicago y este domingo hará su debut.

La carrera Shamrock Shuffle 8K se corre el domingo 29 de marzo en el corazón de la ciudad de Chicago con más de 35 mil atletas participando, y Uriel Lara ha sido invitado para regresar a la acción.

Con un pulmón lesionado que aún no le funciona bien, y las secuelas de seis costillas fracturadas y el hígado perforado durante el ataque a balazos que sufrió aquel 14 de julio, Uriel ha sabido recuperarse de manera milagrosa y todo por el recuerdo de su hijo Adam que falleció ese día a los 16 años.

«Voy a divertirme y a gozar, sentirme bien porque yo se que mi hijo va a estar bien», dijo Uriel.

El maratonista e instructor de corredores, dio a conocer su plan para este año, que incluye participar en el Maratón de Boston el próximo 20 de abril y el Maratón de Chicago el 12 octubre.

«Tengo un plan de carreras y una de mis favoritas es la de Big 7 en Iowa donde el año pasado gané en mi categoría y buscaré implantar un récord», manifestó Uriel sobre otra de sus metas.

Lea: Maratonista Uriel Lara recibe apoyo de cientos de corredores

Uriel Lara recibió un homenaje en honor a su hijo apenas una semana después del atentado mortal, y con la fortaleza que siempre le ha caracterizado, acudió caminando pese a tener un pulmón perforado y seis costillas fracturadas, además del hígado lesionado por la bala.

«No hay excusas para mí, la única excusa es uno mismo, cuando uno tiene la fuerza de voluntad de hacer las cosas no hay obstáculo», opinó el atleta.

Y además aconsejó salir a correr con frío o calor y sin pensarlo, «cuando estas así simplemente salir y hacerlo», recomendó Uriel que esta próximo a cumplir 50 años el 26 de abril.

Originario de Celaya, Guanajuato, Uriel atribuye su fortaleza física y mental a la sangre Azteca que corre por sus venas, y para ejemplo aún recuerda muy bien cuando a los 11 años tuvo que correr 72 kilómetros por extraviarse en una ruta, y tras 12 horas de camino recibió un Gansito Marinela para recuperarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *