Bandolero se llama Elías Rodríguez y es de Ponce, Puerto Rico

[youtube id=»i8kFKQevttg» width=»633″ height=»356″]

Skayde Jr. destapa a Bandolero en sangrienta lucha

[dropcap]E[/dropcap]n una batalla campal arriba y abajo del ring, se convirtió la lucha de máscara vs. máscara entre Skayde Junior y Bandolero la noche del domingo en la vecina ciudad de Berwyn, Il.

La pelea se convirtió en una carnicería desde el inicio, cuando Skayde Junior comenzó a romperle la máscara en el centro del cuadrilátero a Bandolero, y animado por los gritos de la Porra Ruda que coreaba ¡SANGRE-SANGRE-SANGRE! comenzaron a caer las primeras gotas de la noche.

Pero Bandolero no fue el único en ofrecer su jugo, también Skayde Junior la ofrendó al público cuando recibió un salvaje sillazo abajo del ring la lucha se incendió y el público ya no se sentó.

Bandolero y Skayde Junior ofrecieron un espectáculo aéreo y una guerra de guerrillas entre las sillas y el público que apenas se alcanzaba a quitar cuando uno de los dos volaba atravesando las cuerdas.

Los luchadores fueron apadrinados por sus respectivos tutores: Discovery y Skayde Sr. que los asesoraron durante el evento con diversas estrategias de lucha.

La batalla fue juzgada por el veterano referee «El Apenitas» que con su experiencia supo sacar el trabajo a pesar de la violencia desatada en el Eagles Club.

Cuando «El Apenitas» cantó la tercera caída en el centro del ring, la Porra Ruda subió para cargar en hombros a su ídolo y al instante el animador el «Pingüino» reveló la identidad de Bandolero: Elías Rodríguez de 27 años y originario de Ponce, Puerto Rico.

Bandolero entregó su máscara rota y sangrienta a Skayde Junior reconociendo que el boricua ha sido el rival más difícil de su carrera, y mencionando que el trofeo lo guardará en un sitio bastante especial.

Por su parte Elías Rodríguez (Bandolero) adelantó que: «esto no es el final, este es el comienzo de otra nueva era y por eso tienen que estar bien pendientes».

Las luchas se realizaron en Eagles Club y el sonido lo puso Cañamba, de Javier Orozco.

[soliloquy id=»21602″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *